Entradas

A pesar de no contar con redes sociales ni móviles en el siglo XIX, las andanzas e historias corrían como la pólvora de pueblo en pueblo por la geografía española.