la dolores un viaje en el tiempo

Autor: Antonio Sánchez Portero

¿Para cuándo la exaltación de La Dolores?

Este título encabezaba el artículo publicado en el semanario bilbilitano “La Comarca” el 5 de septiembre de 1993, y en él decía:

“Conforme voy adentrándome en el estudio de la Dolores, de este mítico personaje, me voy afianzando en la convicción de que no hemos sabido los bilbilitanos afrontar este tema de la manera más adecuada a los intereses de Calatayud. Todo lo que hemos hecho hasta hace bien poco es adoptar una postura de culpa, ¿por qué?, y actuar, en consecuencia, a la defensiva ante lo que ancestralmente considerábamos un insulto, una agresión, un atentado contra el buen nombre de nuestras féminas, descartando cualquier otra consideración.

Quizá esta actitud se deba al desconocimiento. Desde que comenzó a germinar la leyenda hasta nuestros días, la laguna de siglo y medio existente se ha llenado -a nivel popular- con una copla que nadie sabía cuándo ni cómo surgió, un drama, un folletín-novela, una ópera, películas, canciones y raudales de fantasía, caldo de cultivo idóneo para que siguiera el proceso de mitificación de este singular personaje.

Y se ha llegado a la paradoja de sentir orgullo, complacencia y deleite por las escenas del drama de Felíu, por los compases de la ópera de Bretón, o por el conocimiento universal que ha proporcionado de Calatayud, a la par que se renegaba de la Dolores y se hubiese hecho lo imposible por borrar su memoria, basados en unos prejuicios que omito calificar.

Pero hubo un momento clave, desencadenado por la proyección de la película muda de Thous, en el que se pudo cambiar el signo de esta historia. Me estoy refiriendo al verano de 1924. Fue cuando se gestó y llevó a cabo la Fiesta-Homenaje a la mujer bilbilitana. Desagravio, ¿a santo de qué? No faltaron voces que con buen sentido se opusieron. De nada sirvió. Los “bien intencionados”, con Darío Pérez al frente -excelente periodista y mejor persona- y la colaboración del Ayuntamiento de Calatayud, organizaron una fiesta espléndida, espectacular y de gran resonancia nacional e internacional. Aunque si lo que pretendían era que la repercusión de la famosa copla cambiase de sentido, buscando una reivindicación imposible, les salió el tiro por la culata y consiguieron lo contrario de lo que perseguían.

Creo que con el Homenaje se equivocaron. No había motivos para desagraviar a la mujer bilbilitana. Lo oportuno hubiera sido −puestos a hacer algo− una Fiesta de Exaltación de la Dolores. Con su celebración se hubiese cogido el toro por los cuernos, acallando las voces malintencionadas y cortando de raíz las ganas de que se pitorreasen de nosotros, como lo han venido haciendo.

Motivos para la Exaltación los había: [Y aquí citaba todas las obras que había generado “La Dolores” hasta el momento de celebrarse la Fiesta-Homenaje]; y terminaba diciendo:

“Aún se está a tiempo de enmendar errores pasados y rescatar para Calatayud, con todas sus consecuencias −que sólo pueden ser positivas− a esta Dolores real y mítica que tanta fama nos ha dado y que reclama a voces, sin pedirlo, la aceptación sin reticencias por parte de sus paisanos de su figura como principio de una reivindicación total.”

Esto decía un servidor en 1993, cinco años después de publicar “LA DOLORES: Algo más que una leyenda” (1998), y “La Dolores en coplas, canciones y poemas” (2001). Desde entonces ha llovido mucho. Pero durante este tiempo no he llegado ni a imaginarme que la simiente iba a caer en el mejor campo abonado posible de la mano y el corazón de “El Juglar”, los magníficos Juglares. Fue hace dos años cuando se puso en marcha ese “Viaje en el Tiempo”, que lleva visos de ser indefinido. No quiero citar nombres. Gracias a todos, queridísimos amigos juglares, quienes habéis materializado la idea que tuvo este impenitente soñador que quiere para Calatayud, lo mismo que vosotros, lo mejor para nuestro pueblo.

Artículos relacionados

Peinados de la mujer aragonesa en el siglo XIX 28 de Agosto de 2017 Autor: Raquel Cabellos Peinados de la mujer aragonesa en el siglo XIX Los peinados en la mujer aragonesa del siglo XIX se re...
La hija de La Dolores Autor: Antonio Sánchez Portero 29 de Junio de 2017 LA NIETA DE LA DOLORES La Dolores, por fortuna para Calatayud, es una Leyenda universal y, por...
El Diario de La Dolores ya tiene cartel 29 de Agosto de 2017 El Diario de La Dolores ya tiene cartel La nueva obra teatral creada por El Juglar ya tiene cartel. Con su protagonista con la ...