la dolores un viaje en el tiempo

25 de Julio de 2017

Autor: Elisabeth Martínez V

La plaza, el mejor chat de amigas del siglo XIX

A pesar de no contar con redes sociales ni móviles en el siglo XIX, las andanzas e historias corrían como la pólvora de pueblo en pueblo por la geografía española.

Un personaje muy importante en toda esta transmisión era el papel del ciego coplero, transmisor de noticias e historias oralmente. También era conocido como pregonero, vocero y buhonero, y no siempre era ciego. Conocido por transmitir a partir de coplas y canciones, esta figura podía ser un cojo, tuerto o tullido.

la dolores un viaje en el tiempo

¿Si las noticias se transmitían gracias al ciego, quién las difundía?

Si el ciego era YouTube, con capacidad de viralizar sucesos, la plaza del pueblo era el chat de amigas del siglo XIX. Si querías enterarte de un suceso en tu pueblo, no te podías perder las reuniones matinales y nocturnas. El mecanismo siempre era el mismo, una persona contaba algo que había visto, escuchado u oído de pasada y el resto opinaban. Por supuesto, de ahí salían con información privilegiada lo suficientemente consistente como para tener unos cuantos días de conversación en los lavaderos, fuentes y tabernas.

Con el paso de los días, ¡la historia había pasado tanto de oído en oído que ya habían aparecido versiones, secuelas y hasta segundas partes! Los ciegos transmisores, por supuesto intentaban traer noticias nuevas de otros lugares, pero también renovar repertorio. Y como ocurre en la actualidad, un chisme atrae y dura más que una noticia sobre cultura o ciencia. Y ¡claro! Tontos no eran y de algo tenían que vivir, así que la “sección de prensa rosa” tenía mayor importancia y tiempo que el resto.

Eso mismo debió ocurrir con la leyenda de La Dolores. Un frase poco acertada (amiga de hacer favores) cayó en oídos de quien no debía, saltó a primera plana en el “chat de amigas” de la plaza y un ciego vio potencial para viralizar la historia, y además con gracia, ya que de una frase sacó una copla. Lo de la música y las notas que tanto conocemos vino mucho después, incluso después de que un tal Feliú y Codina se inventase todo un guión gracias a cuatro versos y después el conocido Tomás Bretón lo convirtiese en ópera.

la dolores

¡Vaya película se montaron en la cabeza! Pensaría hoy cualquiera que no conociese la leyenda y le contásemos esto. ¡Y tanto! Deberíamos responderle, fue tanto que incluso la cosa dio de sí y se rodaron más de tres películas, varios libretos teatrales y surgieron otras canciones.

La copla le dio la fama, pero lo que sin duda la convirtió en leyenda fue su anonimato, pues en ningún momento se pronunció.

Artículos relacionados

¿Para cuándo la exaltación de La Dolores? Autor: Antonio Sánchez Portero ¿Para cuándo la exaltación de La Dolores? Este título encabezaba el artículo publicado en el semanario bilbilit...
“Condenada por pordiosera” | La cárcel... 1 de Agosto de 2017 Autor: Adriana Ruiz Trasobares "Condenada por pordiosera" - La cárcel del siglo XIX “El 15 de mayo se presentó, la desarropó...
Los cuatro mensajes ocultos detrás del cartel de l... 2 de Julio de 2018 Autor: Elisabeth Martínez Vicente Cuatro mensajes ocultos detrás del cartel de la tercera edición La ilustración central de lo...