la dolores

1 de Agosto de 2017

Autor: Adriana Ruiz Trasobares

“Condenada por pordiosera” – La cárcel del siglo XIX

“El 15 de mayo se presentó, la desarropó el pecho y se echó encima diciendo a la Francisca que se saliera”. El alcaide regresó al día siguiente “la volvió a proponer echando encima de la cama a la Francisca que se salió propiciando empeñones” (Gómez Bravo, G. (2003). Cartografías penales para la España del siglo XIX. pp. 295).

Este es el testimonio de Ventura Hortina, una chica soltera de 18 años, natural de Viana de Mondéjar, y su compañera Francisca, que relataron el sufrimiento de una violación continua por parte del alcaide y el llavero de la cárcel del partido de Álcalá en 1865.

Por desgracia éste es sólo uno de los cientos de testimonios de mujeres presas violadas por los trabajadores de prisiones en el Siglo XIX.

A pesar de que la población femenina era escasa, los abusos sexuales a éstas, eran muy numerosos.

Los centros penitenciarios eran lugares cerrados, sin apenas luz y ventilación. Eran construidos en pleno centro de la ciudad, con la “ilusa” idea de provocar miedo a la población que pasaba por allí, mostrándoles las consecuencias del delito.

El hacinamiento de presos era algo común, provocando así el desprecio por el derecho a la intimidad (derecho muy presente en el actual sistema español). El recluso era considerado una despojo de la sociedad sin derechos.

El castigo corporal y el arrebato de los derechos era la norma que regía el sistema penitenciario, despreciando cualquier símbolo de humanidad en el trato diario con el preso. La pena de muerte estaba muy presente como condena, no siendo abolida en su totalidad hasta el año 1978, aunque sí que se redujo su aplicación a únicamente determinados delitos. Existían varias técnicas en las condenas a pena de muerte, siendo el garrote vil una de las más utilizadas. Provocaba la rotura de cuello siendo retorcido por una máquina movida por la fuerza de verdugo, que la hacía girar hasta que estrangulaba al preso asfixiándolo y partiéndole el cuello.

la dolores

“A principios de febrero de 1889 se ejecutaba en Cox a garrote vil a Joaquín San Jaime, un joven de dieciocho detenido y acusado junto a otras personas, por matar al médico y alcalde del pueblo. Para su ejecución fue conducido desde Alicante a Callosa, esposa de manos y pies, y escoltado por una compañía de Infantería.”

Respecto a los delitos, eran épocas de hambre, peste y luchas eternas, por eso entre los delitos más comunes destacan: la quema de cosechas ajenas, el hurto de alimentos, el robo de cosechas, así como las lesiones o daños a otras personas. Éstos eran cometidos generalmente por hombres, formando la mayor parte de la población reclusa. Un dato muy claro que demuestra esta afirmación, es que en 1853 del número total de arrestados, tan sólo 4 eran mujeres.

Ver Tabla. (Gómez Bravo, G. (2003). Cartografías penales para la España del siglo XIX. pp. 295).

María Gómez , alias “La cadenas” Casada, 38 años 60 reales por el hurto de 2 haces de cebada
Luisa López Soltera, 15 años. Declarada pordiosera, fue devuelta a su abuela por ser menor. 3 duros por falsear identidad (ser pobre e indigente)
María Ranero Soltera 1 mes de arresto por delito de lesiones
Gregoria Estringaña Soltera, 18 años Condenada a 2 meses y al pago de 15 duros por el robo de telas

Los actos inhumanos, el hacinamiento y las paupérrimas condiciones que sufría la población reclusa en el siglo XIX, no cesó hasta bien pasados los siglos y las numerosas modificaciones del Código Penal.

Artículos relacionados

Tomás Bretón en Calatayud – Creando la ópera... 28 de Agosto de 2017 Autor: Antonio Sánchez Portero Tomás Bretón en Calatayud En marzo de 1983 se estrenó en Madrid con gran éxito el drama “La D...
Los cuatro mensajes ocultos detrás del cartel de l... 2 de Julio de 2018 Autor: Elisabeth Martínez Vicente Cuatro mensajes ocultos detrás del cartel de la tercera edición La ilustración central de lo...
Peinados de la mujer aragonesa en el siglo XIX 28 de Agosto de 2017 Autor: Raquel Cabellos Peinados de la mujer aragonesa en el siglo XIX Los peinados en la mujer aragonesa del siglo XIX se re...