¿Por qué dicen que no se puede preguntar por La Dolores?

¿Siempre que pasas por Calatayud te dicen eso de “cuidado no vayas a preguntar por La Dolores”? Entonces deberías leer esto.

Desde el surgimiento de la copla a mediados del siglo XIX y el cambio de sentido de la palabra “favores”, Calatayud fue objeto de burla de otros pueblos y vecinos con la intención de meter el dedo en la llaga ante cualquier disputa personal. La fama de La Dolores fue denostándose rápidamente hasta adquirir un sentido sinónimo al de “prostituta”, uso que poco a poco fue salpicando incluso a todas las muchachas jóvenes de Calatayud.

Durante años se ha preguntado por La Dolores con segundas intenciones, hecho que es lógico que molestase a los propios bilbilitanos al saber que su ciudad era conocida por los rumores acerca de una muchacha con una vida no muy católica, infundados por una copla a la que le se le había cambiado el sentido.

Pese a defender la figura de La Dolores y a la mujer bilbilitana en general, a los ciudadanos no les sentaba bien que les preguntasen por La Dolores, para así evitar entrar en trifulcas sobre cuál era realmente la verdadera historia y obviar lo que esos rumores decían.

Hoy en día no nos molesta que nos pregunten por ella, así que tranquilo, puedes y debes hacerlo si no quieres perderte los detalles tan curiosos acerca de la leyenda y toda la parte buena que un simple rumor a través de una copla consiguió.

¿Qué hacer si me preguntan por La Dolores?

Si has leído la pregunta anterior, ya tendrás más o menos claro qué contestar acerca del origen de esta leyenda.

Si eres bilbilitano, a estas alturas del siglo ya no te debería avergonzar que alguien te preguntase por La Dolores. El solo hecho de pensar que a una mujer (independientemente de que la leyenda fuese cierta o no) le persiguió toda su vida una fama que no merecía por el simple hecho de ser una mujer de carácter fuerte, ideas claras e independiente, nos da pistas de cómo era la sociedad del siglo XIX.

Así que no tengas miedo a contar la verdadera historia de La Dolores, una historia que era más común de lo que creemos en cualquier rincón de esa España antigua.

¿Qué me puede pasar si pregunto por La Dolores?

Dice la leyenda que si vas a Calatayud y preguntas por La Dolores, saldrás del pueblo corriendo a pedradas. O eso cuentan los ancianos que les contaron a su vez sus abuelos.

Ir a Calatayud y no preguntar por La Dolores es como ir a Zaragoza y no preguntar acerca de la virgen del Pilar.  En cada lugar hay una leyenda digna de ser descubierta, y hoy por hoy, no hay obra ni personaje que diese más fama a Calatayud que La Dolores y su copla, hasta el punto de ser una ciudad conocida mundialmente gracias a todo el repertorio cultural y musical que nos dejó la época. Desde pequeños escritos y caricaturas en periódicos y diarios, hasta la famosa ópera de Tomás Bretón y películas de directores como Florian Rey.

Los mismos bilbilitanos te cuentan quién fue La Dolores

¿Qué les contaban de pequeños? ¿Sigue siendo un tabú? ¿Qué creen realmente que pasó con Dolores Peinador? ¿Es cierto que nos molesta que nos pregunten por La Dolores?

Antonio Sánchez Portero: Investigador

El investigador que dedicó casi toda una vida a seguir los pasos de Dolores Peinador Narvión, a descubrir su verdadera historia y el origen de la copla.